Rincón de Sabores es una tienda de alimentos gourmet procedentes de productores cercanos. Ofrecemos la mejor calidad y gran variedad de productos locales y ecológicos y la opción de regalar delicias de nuestra tierra a los tuyos. 


Nuestros productores cumplen una función imprescindible a la hora de frenar la desertificación de la tierra y dar sustento a millones de familias. La propia agricultura también puede servir al enfriamiento del planeta. 


Mediante prácticas sostenibles y a pequeña escala, apoyadas por la promoción del consumo local de alimentos, estos cumplen una función imprescindible a la hora de frenar esta devastación del entorno y dar sustento a millones de familias campesinas: sin consumidores responsables, la producción local no podría mantenerse en el tiempo.

¿Por qué elegir nuestros productos?

Tus compras y consumo suponen un arma muy importante para luchar contra el cambio climático y la recuperación de la economía. Seleccionar los productos que adquieres en función de su procedencia y del modelo productivo del que proceden, puede hacer que todo el modelo económico actual se transforme y adquiera un rumbo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, con nuestra salud y en definitiva con nosotros mismos.

Por ello, os damos algunas razones que sitúan al consumo de cercanía como herramienta de transformación social y medioambiental.

Razones para consumir productos locales

  1. Beneficioso para la economía: Comprando a productores locales apoyas el desarrollo sostenible de sus tierras. Con estos ingresos, los agricultores permanecerán trabajando en ellas, produciendo alimentos y dando empleo a muchas familias de la zona.
  2. Conocemos la procedencia de los alimentos: Siempre es más reconfortante sentarte a comer sabiendo de dónde proceden los alimentos que vas a consumir. Los productores locales son auténticos intérpretes de un territorio y sus tierras, con una tradición y sabiduría singulares.
  3. Siempre más frescos: Los productos suelen recorrer largas distancias antes de llegar a nuestros hogares, e incluso pueden permanecer durante semanas en congeladores. Al comprar nuestros productos estás obteniendo un alimento cosechado en el momento óptimo de maduración y poco antes de ser comprado, lo que significa que los alimentos conservan todos sus nutrientes.
  4. Sabores inmejorables: Un producto local recolectado recientemente tiene mucho más sabor y propiedades nutricionales que uno recolectado hace semanas y que ha sido mantenido artificialmente en cámaras.
  5. Productos frescos de temporada: Al consumir estos alimentos automáticamente comemos productos adaptados a cada temporada. Además, los productos de temporada son más económicos y frescos. 
  6. Reducimos embalajes: Los productores ecológicos evitan materiales de embalaje y etiquetado contaminantes, como los plásticos, que ya no solo se convierten en residuos, si no que para producirlos también es necesaria la quema de combustibles fósiles.
  7. Más variedad: En muchas ocasiones, son los pequeños agricultores los que mantienen vivas algunas variedades de frutas y hortalizas, fomentando su producción y consumo. Además, llevar una dieta variada es muy beneficioso y nos ayuda a mantener una buena salud. 
  8. Impedimos oligopolios: El 80 % de los productos que se distribuyen en España están controlados por ciertas grandes empresas, las cuales toman todas las decisiones sobre precios y niveles de producción. Apoyar a los pequeños productores sirve para luchar contra este oligopolio y ejercer nuestro derecho a soberanía alimentaria. 
  9. Fomentamos el desarrollo sostenible: Con ingresos, los agricultores permanecerán y utilizarán las tierras para producir alimentos. Aprovechando las tierras y comprando a proveedores locales que dan trabajo a otras familias. A medida que crecen, será necesario emplear a más gente local y ayudaremos a crecer la economía de la zona. En definitiva, ayudamos a preservar e incluso crear empleo sostenible en nuestro entorno.
  10. Mayor biodiversidad: Este tipo de alimentos tienden a desaparecer a la vista en los supermercados, ya que ordenan sus líneas de productos según sus intereses económicos, sin importar su impacto negativo a niveles cultural, medioambiental y de salubridad. Al consumir producto local podrás consumir variedades que normalmente no encontrarás en el supermercado, y así, ayudaremos a mantener la biodiversidad productiva de la zona, a mejorar nuestra alimentación y fomentar la diversidad.
  11. Consumimos las cantidades realmente necesarias: En los supermercados suelen venderse grandes cantidades de alimentos en embalajes que en ocasiones no se ajustan a nuestras necesidades y finalmente acaban siendo desechados en el fondo de una bolsa de basura. Este consumismo desorbitado que promueve un modelo insostenible, tanto ambiental como socialmente, es muy perjudicial para el bienestar del planeta.
  12. Productos ecológicos y locales más saludables para los consumidores y respetuosos con el medio ambiente: No contienen aditivos químicos perjudiciales, ni pesticidas, y suponen un importante ahorro en las emisiones de CO2.

Los beneficios que conlleva un modelo alimenticio ecológico, como las técnicas respetuosas con el medio ambiente, convierten a los productos eco en grandes aliados en la lucha contra el cambio climático, ya que en la producción y el transporte de otros productos se producen grandes cantidades de emisiones de CO2 y otros gases que aumentan el calentamiento global.


Desde Rincón de Sabores, tienda online de productos locales, fomentamos el consumo responsable. Apostar por nuestros productos significa apostar por una alimentación saludable a la vez que sostenible para el futuro de nuestro planeta.