Miel Cruda de Romero

5,95 €

Impuestos incluidos. translation missing: es.products.product.shipping_policy_html

400g | 14,87€ / kg

Sin existencias
Haz tu pedido antes de para recibirlo entre el y horas yminutos

En las soleadas regiones del Mediterráneo y montes del sureste de España, crecen los arbustos de romero con una flor de un intenso color violeta en la que las abejas obtienen la miel cruda de romero, con un sabor único, muy característico. La miel cruda de romero es rica en minerales y vitaminas.

A la miel de romero se le conocen efectos beneficiosos, ya que la miel cruda es rica en antioxidantes, con gran acción diurética. La miel cruda BEHONEY gracias a que no ha sido pasterizada, conserva todas sus propiedades convirtiéndolo en un alimento beneficioso para el sistema digestivo y ayuda a obtener energía rápidamente, para personas con mucha actividad física y mental, mejorando el estado de ánimo.

Ideal para tomar en desayunos y aumentar las propiedades de los zumos naturales, así como para la realización de postres.

La miel cruda es diferente a la miel procesada, la miel cruda significa que la miel es envasada de la colmena al tarro con la mínima interferencia, conservando todos los minerales, vitaminas, polen, propóleo, jalea y de mas aditivos propios de la miel cruda.

La mayoría de la miel industrial está altamente procesada para que se vea siempre igual y atractiva, consecuencia de estos procesos y pasteurización que realizan muchos productores, se pierden enzimas, pólenes y la mayoría de las propiedades de la miel.

La miel cruda que cosechamos varía sutilmente en algunos de sus matices como el color de un lote a otro, por eso podrás percibir algunas variaciones de una temporada a otra, debido a lluvias, temperaturas durante la floración que hacen que las floraciones se adelanten o atrasen, produciendo variaciones en el sabor de nuestra miel pura.

BEHONEY


En 2015, tenía una situación de grandes tensiones laborales de la ciudad y simplemente decidí que debía encontrar la manera de incorporar un poco de tranquilidad y naturaleza a mi vida, algo que compartía con un compañero de trabajo de hacía más de 15 años.

Junto con mi compañero de nuestro anterior trabajo recuperamos una pequeña huerta familiar, hablamos con agricultores y ganaderos para conocer un poco más el sector, y entre estas conversaciones me sorprendió una persona, a punto de jubilarse, que hablaba con tal pasión de las abejas, del estudio que durante toda su vida estaba haciendo de las mismas, alguien que no se quejaba de su trabajo, una persona que junto a su esposa, ambos apicultores, disfrutaban del trabajo, disfrutaban con solo hablar de las abejas. Visto estos sentimientos, decidí que como mínimo debía conocer en qué consistía, pues hasta la fecha la imagen que yo tenía de una colmena era la de aros redondos y amarillos de los dibujos.

Lo primero que hice fue ir a una reunión de apicultores, en la que muchos exponían sus problemas, y algunos nos daban consejos. Después visitamos el colmenar de un vecino de mi infancia, que llevaba unos pocos años con colmenas y le vi la misma pasión que al primer apicultor que indicaba antes, aun con menos experiencia.

Dispuesto a coger conocimientos sobre la apicultura, realizamos varios cursos sobre la misma, sobre plaguicidas, para conocer uno de los mayores enemigos de las abejas como son determinados herbicidas e insecticidas, también realicé cursos sobre bienestar animal. Todo esto combinado con visitas a colmenares de los que ya eran amigos. Paralelamente diseñamos un plan de empresa, pues ya habíamos decidido que este iba a ser nuestro camino para las próximas décadas.

Para finales de 2016 fue el momento de dar el salto y montar la explotación propia, fue algo muy emocionante, colocar las primeras colmenas, ver las abejas salir de tus colmenas, empezar aplicar lo aprendido. También llegaron los primeros golpes, el pillaje entre colmenas grandes, pequeñas y colmenares de otros apicultores cercanos, la lucha contra la polilla. Y por supuesto, la varroa, el ácaro que más debilita y daña las colmenas, pues nos dimos cuenta que aun cuando tenemos nuestras colmenas saneadas y cuidadas, si hay algún colmenar de otro apicultor cercano o enjambres silvestres sin cuidar, la varroa vuelve una y otra vez.

En 2018 es cuando ponemos nuestro primer tarro de miel a disposición de los clientes-amigos, y desde entonces ha sido una emoción continua, cada vez que una tienda decide compartir nuestros productos con sus clientes, cada vez que nos entra un mail o un whatsapp con un pedido, y por su puesto cada vez que se acerca una floración y las colmenas empiezan a zumbar y a crecer, es como me dijo un día una apicultora, una explosión de vida cada vez que se acerca la primavera.

Opiniones

domingo,lunes,martes,miércoles,jueves,viernes,sábado
enero,febrero,marzo,abril,mayo,junio,julio,agosto,septiembre,octubre,noviembre,diciembre
No hay suficientes productos disponibles. Solo quedan [max].
Buscar favoritosBorrar favoritos
Carrito

Tu carrito está vacío.

Seguir comprando

Miel Cruda de Romero

5,95 €